La industria brasileña tendrá un nuevo sello ambiental que indique la huella de carbono y agua de sus productos

Las empresas brasileñas podrán demostrar con credibilidad los beneficios ambientales de sus productos en comparación con sus competidores internacionales gracias al nuevo sistema de medición y certificación de la huella de carbono y agua de productos de la ABNT.

Brazilian industry to benefit from new carbon and water footprint certification for products

6 de Abril de 2016

Las empresas brasileñas podrán demostrar con credibilidad los beneficios ambientales de sus productos en comparación con sus competidores internacionales gracias al nuevo sistema de medición y certificación de la huella de carbono y agua de productos de la ABNT. La nueva etiqueta, lanzada oficialmente el dia de hoy en Sao Paulo,  marca el final de un proceso piloto de creación y desarrollo del sistema que ha involucrado a 20 grandes empresas brasileñas pertenecientes a  diversos sectores industriales.

El sistema será operado por la Asociación Brasileña de Normas Técnicas (ABNT), en particular por la ABNT Certificadora. El sistema fue desarrollado  a través de un proceso de participación con la industria brasileña y dirigido por Carbon Trust, una consultoría especializada en el apoyo al desarrollo de la economía baja en carbono con experiencia global. El diseño y desarrollo del sistema han contado  con el apoyo institucional del Ministerio de Desarrollo, Industria y Comercio (MDIC) y con la financiación del Fondo de Prosperidad de la Embajada Británica en Brasilia.

Las organizaciones que obtengan la certificación, en conformidad con los parámetros definidos en las reglas del sistema y actualizados por un comité técnico con sede en ABNT, podrán utilizar las nuevas etiquetas de huella de carbono y agua para comunicar sus actividades de medición y reducción del impacto medioambiental a lo largo del ciclo de vida de sus productos.

Los productos brasileños tienen ventajas competitivas y menor impacto ambiental en comparación con productos equivalentes fabricados en otras partes del mundo. Esto ocurre principalmente gracias a la matriz energética brasileña, sustentada en gran medida en energía hidroeléctrica y, por tanto, más limpia que en la mayor parte del mundo. Además, algunos sectores industriales ya están invirtiendo en la reducción de emisiones en sus procesos de producción a través de la modernización de sus parques industriales.

La capacidad de demostrar un menor  impacto medioambiental de los productos brasileños dará a las empresas ventajas competitivas en el mercado internacional. Estas ventajas tenderán a crecer a medida que las empresas brasileñas las transformen en ventajas comerciales en el escenario de una economía baja en carbono. El sistema también brindará beneficios para el mercado interno, al permitir que las empresas demuestren sus ventajas con respecto a productos importados, por ejemplo, de China o India, que pueden ser más baratos, pero a menudo tienen un mayor impacto ambiental en sus ciclos de producción.


El proyecto piloto coordinado por el MDIC, ABNT y Carbon Trust, involucró a empresas de los sectores del aluminio, vidrio, acero, cemento, productos químicos y textiles, hasta un total de 9 categorías de productos y 16 categorías de subproductos. Entre ellas se encuentran grandes multinacionales como Braskem, CSN, Saint- Gobain, Arcelor Mittal, Votorantim y Novelis, junto a pequeñas empresas como BR Goods y EDB Polioles Vegetales de Brasil. Como resultado de este proceso, se ha desarrollado una metodología robusta y simple para la medición de la huella de carbono de una serie de productos, basada ​​en estándares con credibilidad internacional, que permitirá que nuevas empresas certifiquen sus productos a un bajo costo y obtengan ventajas comerciales.

Para el secretario del Desarrollo de la Producción del MDIC, Carlos Gadelha, la iniciativa del Ministerio está alineada con las mejores prácticas internacionales de desarrollo sostenible.

"Pensamos en el sistema como una forma de que las empresas brasileñas optimicen sus cadenas de suministro teniendo en cuenta las mejores prácticas internacionales", explica. Además, Gadelha cree que al participar en el sistema, las empresas aumentan la credibilidad de sus marcas, especialmente para  los consumidores de los mercados más exigentes. "Al medir los impactos de sus productos, las empresas brasileñas podrán acceder a mercados externos tradicionalmente más exigentes en cuestiones de sostenibilidad de productos, como el Reino Unido y los países escandinavos".

El Director de Certificación de ABNT, Antonio Carlos Oliveira, destacó el potencial de una mayor eficiencia de la industria que trae consigo el nuevo sistema.

"El proceso de medición y certificación de la huella de carbono y agua de productos permite a las empresas identificar puntos de ineficiencia y buscar soluciones para reducir costes y optimizar procesos, con el fin de reducir la huella, reducir los riesgos a los que están expuestos sus cadenas de suministro y mejorar la reputación con sus clientes. Igualmente importante es la contribución que este sistema y la nueva etiqueta tendrán en promover acciones que reduzcan las emisiones de gases de efecto invernadero y el consumo de agua de la industria brasileña".

"Las empresas que obtengan la certificación podrán llevar a la acción a sus sectores en conjunto. Esto ayudará a Brasil a establecer sus ambiciones para el futuro, con sectores incluso llegando a definir objetivos para reducir sus impactos y aumentar la eficiencia de sus cadenas de suministro".

Martin Barrow, Director de Medida del Impacto de Productos del Carbon Trust, destacó la importancia global del proceso participativo que se ha llevado a cabo en Brasil desde el 2014.

"Estamos muy satisfechos con la oportunidad que hemos tenido de brindar nuestra experiencia a las empresas brasileñas, MDIC y ABNT. Hemos creado sistemas similares en Europa, varios países de Asia, México y ahora Brasil, y cada vez aprendemos más. El progreso aquí realizado tendrá un impacto global y permitirá que los sistemas de certificación de este tipo operen cada vez más en sinergia, con empresas en diferentes partes del mundo compartiendo metodologías y datos, lo que facilitará cada vez más la comparación entre las etiquetas y al mismo tiempo reducirá el coste para las empresas".

"Existe una gran oportunidad para las empresas brasileñas de liderar en la fabricación de productos con un menor impacto en emisiones de carbono en el escenario actual en el que tenemos que equilibrar el crecimiento económico con los retos que plantea el cambio climático. Esperamos que este sistema sea utilizado como una herramienta para que las empresas brasileñas puedan crecer al mismo tiempo que reduzcan sus impactos ambientales". 

 

Volver arriba